Este blog es de contenido para adultos. Si no eres mayor de edad, abandona este sitio. Adult warnin

Reglas sobre comentarios

Por regla general los comentarios tiene que ver con el VICIO, para contar experiencias y relatos. Se puede preguntar también sobre horarios, direcciones, estilo, código, precios o otros detalles de los locales.

No obstante, no se puede admitir comentarios muy negativos sobre un local en concreto. El objetivo del blog es fomentar el vicio en locales de sexo, no eliminarlos, aunque algunos locales tienen deficiencias.

El administrador del blog, no se hace responsable de las opiniones emitidas en los comentarios.

( 19/05/2016)

martes, 15 de septiembre de 2015

Relato completo del viaje a Berlín para la Folsom, por DiegoC.

DiegoC me ha enviado un relato muy muy detallado de su viaje en Berlín. Un esfuerzo más que meritorio. Gracias Diego, te debo una!!!

Hola.

Por quinta o sexta vez (ya he perdido la cuenta), he viajado a Berlín, coincidiendo con la Folsom Street Fair. Para los que no la conozcan, es una feria/reunión de los aficionados al fetichismo de toda Europa que se viene celebrando desde hace ya doce años y que, a la vez, es la versión europea de la reunión estadounidense del mismo nombre que se celebra en San Francisco. Esta vez he estado seis días, desde el miércoles hasta el lunes. Y os cuento un poco cómo ha  ido la cosa:

- miércoles: madrugón tremendo para tomar el vuelo de Iberia a las 8:35. Afortunadamente, conseguí una oferta espectacular hace varios meses por lo que ida y vuelta, con maleta incluida, me ha salido por 97 euros. El alojamiento lo tengo contratado en un apartamento de dos dormitorios que cogí pensando en que viniese un amigo, pero al final no ha podido ser; el precio: 330 euros por cinco noches (a través de Booking.com). Nada más llegar a Tegel, el aeropuerto más céntrico de los dos que tiene Berlín (y con un momento pánico incluído en el que pensé que me habían perdido la maleta), tomo el bus X9 al centro. Ya se nota cierto ambiente, porque en el bus hay varias "hermanas"; uno de ellos, incluso, me hace "ojitos"...y la verdad, con los ojos azules que tenía, incluso con el madrugón que llevaba encima, dan ganas de hacerle cualquier barbaridad. Allí mismo. Con su novio delante.

Después de comer y siesta, bajo al Prinzknecht. Este es un bar que está situado en Fuggerstrasse y que es tremendamente popular, TODO EL MUNDO termina allí en un momento u otro. Aparentemente es un bar de copas normal, con unas cristaleras enormes, un pequeño patio interior muy agradable y unos cuantos bancos corridos con mesas en el exterior; la gracia viene cuando vas al baño...y descubres una puerta con unas escaleras que bajan a un sótano. Una primera estancia con un sofá de piel, dos cabinas, un potro de gimnasio apoyado contra ellas en la parte exterior y un cajón grande para sentarse, está un poco iluminada por unas tiras de luces LED. A continuación pasas a una segunda sala, con otro cajón más grande montado sobre un palé de madera y revestido de polipiel o similar y un sling, bastante más oscura. Y al fondo una tercera sala con otro pequeño potro y cuatro celdas (literalmente), dos más grandes con colchonetas en el suelo y dos más pequeñas, vacías. Entre estas tres salas, ya desde media tarde, puedes encontrar rollo. Y allí la gente va directa al tema, nada de paseos interminable buscando al hombre perfecto. Si a eso le añades que el personal suele ir vestido con sus fetichismos favoritos (principlamente cuero) de cabeza a pies en cualquier momento del día y que los alemanes no suelen bajar del 1,80 m, os podéis imaginar la carga sexual que hay en el ambiente.Para ser el primer día, y teniendo en cuenta el cansancio que llevaba, no estuvo mal: me cayeron tres polvos, de los cuales me gustó especialmente el tercero. Fue en la sala del fondo, la de las celdas, que es la más oscura y además tiene un techo muy bajo (aprox. 1.75 m), lo que la hace un poco claustrofóbica. Me fijé en un skineto que le estaba dando a otro lo suyo y lo de su prima en el pasillo entre las dos celdas con colchonetas. Como si hay algo que me ponga burro es un skineto, me acerqué y en plan putón verbenero, se lo "levanté" al otro pasivo. El tío empezó a comerme la boca a saco, cogiéndome de la nuca,y a trabajarme los pezones con pellizcos, retorcimientos, etc. mientras me clavaba la rodilla en el paquete (yo también iba de skin). Al rato, me obliga a ponerme de rodillas y sin darme tiempo a decir amén, Jesús, me mete el rabo en la boca y empieza a follármela (aquello no se podía calificar de mamada). Aprovecha mi postura semiarrodillado para palmearme el culo y parece que le gusta lo que nota, porque me baja la cremallera posterior de los blechers (vaqueros manchados con lejía) para empezar a trabajarme el ojete. Yo ya me había puesto lubricante en el apartamento, y eso, unido al popper que había tomado, hizo que no fuese demasiado complicado empezar a dilatar. Estuvo un rato con los dedos dentro mientras me inmovilizaba la cabeza con sus muslos y cuando juzgó que aquello estaba a punto, me levantó, me empotró contra las rejas y me la metió, no sin antes dejarme comprobar que llevaba puesto condón (algo que siempre hago). El hijo puta debía haberse tomado algo, porque la tenía dura de cojones. Estuvo un buen rato follándome y la verdad es que lo hacía de puta madre, sin ser un flojeras ni pasarse de bruto, pero al mismo tiempo con mucho morbo por la actitud de macho alpha, hasta que se corrió mientras me follaba, algo que me gusta mucho porque me encanta sentir ese momento de liberación de la tensión en el que el tío te abraza mientras experimenta los espasmos de placer.

- jueves: hoy toca fiesta skin en el Scheune. Como ya os he dicho, no hay nada que me ponga más burro que un skinhead. Empiezan pronto, a las 3 de la tarde, pero yo aparezco a eso de las 7 y el bar está ya bastante lleno. Scheune es un bar bastante antiguo que está ubicado en Motzstrasse. Tiene una planta alta donde se toman las cervezas, están los baños y el guardarropa, y la zona de abajo, un sótano dividido por la escalera. Según bajas a la derecha, tienes un pequeño laberinto con dos o tres cabinas, algunos pasadizos y recovecos y un sling para follar (lo pone en la pared, no me lo invento); a la izquierda, tienes una cabina circular para meadas, otro sling para fisteo (ambas cosas las pone, tampoco me lo invento), una jaula, una cabina más y otro recoveco al fondo. La verdad es que las fiestas skins a las que he ido hasta ahora no se caracterizaban por el sexo desmedido; algo se hace, pero no lo que se puede esperar de la imagen de "salvajes" que tenemos en la cabeza de este grupo. Aquí cayeron dos polvos más, pero fueron bastante convencionales. Un tío que no estaba mal me coge la polla y, sin mediar palabra, se la mete en el culo, sin condón ni nada. Me da mal rollo y, aunque jugueteo un poco con él, y teniendo en cuenta que soy pasivo de toda pasividad, se la saco y le dejo hambriento; luego le vería siendo follado a pelo por un par de tíos más, con preñadas incluídas (¡mal!). Mucho paseo y la cosa no se empieza a animar hasta que no termina la fiesta skin, a eso de las 9. Lo más gracioso del tema es que el tránsito de una fiesta a otra es brutal: pasas de estar oyendo ska a radiofórmula o eurodance en un plis (follar con un remix de Madonna de fondo es superdivertido).

- viernes: día estrella. Schöneberg, que es uno de los cuatro núcleos gays de Berlín y donde se concentra el ambiente fetish, está ya que no se cabe. Es increíble salir a la calle (principalmente Fuggerstrasse) y ver en los bancos del Prinzknecht doscientos tíos (más otros cuantos en el interior) vestidos de cuero, rubber, skineto, uniformes, etc. tomando sus jarras de cerveza y charlando como si nada. Las tiendas de fetish (Rob, Mr. B, Gear, Sling king,Boxer...) están petadas de gente comprando. Hoy mi elección es el Lab-oratory, el que, sin duda alguna, se merece el título de club de sexo nº1 de Europa. Está ubicado cerca de la estación de Ostbahnhof, un poco lejos de Schöneberg, pero aún dentro de la zona centro (para haceros una idea, sería como si estuviese ubicado en Legazpi, tomando como centro Chueca). El Lab es una antigua central de producción de electricidad que se compone en realidad de dos locales: en las plantas superiores se ubica el Berghain-panorama, una discoteca "hetero" ( y esto lo pongo con comillas y una sonrisa en la boca, porque parece ser que allí te puedes encontrar CUALQUIER cosa) con unas colas legendarias y una política de puerta parece ser que bastante dura; y propiamente el Lab-oratory, que ocupa la planta baja y al que se accede desde una puerta lateral situada a la izquierda. Los viernes hacen una fiesta llamada 2 x 1, en la que, cuando pides una bebida, te ponen dos iguales por el mismo precio, por lo que es muy popular entre los alemanes. Precio de la entrada: 8 euros, con guardarropa incluido pero sin bebida. Abren puerta (el viernes) a las 10 y yo llegué a eso de las 10:30. Cola inmensa para entrar, lo que no conseguí hasta aprox. las 11:15, pero cuando te pintan el número en el brazo después de dejar la bolsa con tus cosas, lo entiendes: hacía el número 596 (luego vi un 1111 por allí, aunque no me dio tiempo a fijarme mucho). Digamos que serían las 11:30 cuando finalmente "entré" en el Lab y la gente estaba ya follando como cabrones por todos lados: en los rincones, en los slings, en las cabinas, en las colchonetas...el sitio es inmenso, con techos altísimos. Una barra en el centro, bastante amplia, en el que los camareros te van apuntando las bebidas según el número que te han pintado en el brazo y te las cobran al final en la propia barra (luego hay que presentar el ticket en la puerta al salir para que controlen que todo está ok). Una zona de cabinas separada por una cortina de cadenas (literal), varios slings, sillas de barbero, unas estructuras como grandes tronos/camas con colchonetas, una zona en sótano embaldosada en el que el techo es una rejilla a través de la cual puedes mear a los que les va ese rollo...en fin, una puta locura. Había varios tubos con condones y pequeños bidones (literal) de lubricante repartidos por el local. También rollos de papel para limpiarse. A todo esto, el local tiene un rollo industrial muy morboso en el que perfectamente te pueden estar follando contra un antiguo cuadro de electricidad o unas tuberías. Allí me zumbaron no menos de ocho tíos a lo largo de la noche. Hubo un momento pánico en el que se me acabaron los condones y no encontraba más en ninguno de los dispensadores hasta que en el que está ubicado junto a las cabinas me pude aprovisonar nuevamente. Y en ese rato fue donde cayó la follada de la noche: un tío alto, fuerte, guapo, con barbaza y un chaleco de cuero sin nada debajo. Fue verlo y querer hincar rodilla para pedirle matrimonio. El caso es que se me adelantó otro tío, pero como vi que mi chulo no era de los que les gustan las multitudes y que se apartaba a un rincón más tranquilo, le seguí y me puse frente a él. El juego de las miraditas funcionó, y cuando le quedó claro que me interesaba, me puse de rodillas en el suelo a tres pasos de él y no se lo pensó mucho: vino, se sacó la polla, y me la metió en la boca. Una polla perfecta, ni demasiado grande ni muy pequeña, ideal para mamar a gusto, y oliendo a limpio. Al tío le iba el rollo "deep throat" (garganta profunda), así que tuve que hacer uso de mis mejores armas (m)amatorias para que no quedase defraudado. La verdad es que debió de gustarle, porque al rato me levantó, me dió la vuelta sobre el camastro, se puso su condón y me enculó. Estuvo dándome duro un buen rato, alternando algún momento más tranquilo, pero se notaba que le gustaba dar caña. Cuando ya tenía el culo superabierto, y teniendo en cuenta lo que llevaba ya de antes, no pude aguantar más y me corrí con un sonoro "¡joder!". La parte divertida es que, cuando fui a hablar con él en inglés, resultó que el tío es de Alicante y acababa de llegar con un amigo. Me dio su nombre y estuvimos charlando un rato en una escalera que sube a una plataforma, enfrente de la barra, ya que había una salida de aire acondicionado y yo necesitaba refrescarme (la ropa de neopreno que llevaba da muuuucho calor). Me confesó que era su primera vez en el Lab,que su amigo le había convencido de tomar algo de droga y que se encontraba un poco mareado, porque no solía tomar nada; me encantó que fuese tan llanote y la pena es que no le volví a ver ningún otro día. P., si me lees, que sepas que me encantaría volver a verte.

- sábado: el día grande de la Folsom. Es el día en el que se celebra lo que es propiamente la feria. En la calle Fuggerstrasse, desde casi Martin-Luther Strasse hasta Ansbacherstrasse,y en una parte de Welserstrasse se colocan una serie de casetas de colectivos gays, de lucha contra el VIH, tiendas fetish de toda Europa, bares, comida y bebida, etc. En las entradas, valladas, se sitúan miembros de las Hermanas de la Indulgencia Perpetua, una asociación que suele trabajar con varios proyectos de caridad y asistencia social, especialmente los vinculados a la lucha contra el SIDA y el mundo gay. Llevan unas huchas para que hagas una donación y te ponen una pegatina para que se sepa que has "pasado por caja". Su look está entre monja, clown y drag queen.

A partir de las 12 de la mañana, se empiezan a acumular tíos en estas dos calles y a eso de las 2 es IMPOSIBLE dar dos pasos si no es en procesión. Para que os hagáis una idea, es como venir a Preciados o Callao en Navidad (siento ser tan localista, pero es que no conozco la equivalencia en, por ejemplo, Barcelona o Sevilla). Tíos de todas partes de Europa, vestidos (principalmente) de cuero de pies a cabeza (a ojo de buen cubero, y con los precios que se manejan en Berlín, cada tío podría llevar fácilmente unos 2.000/2.500 euros encima en cuero). También gente con rubber, skinhead, ropa deportiva, uniformes de policía, SWAT, ejército, etc. ¡incluso algunas tías!.Y todo el mundo en la calle, feliz de estar exhibiendo sus "perversiones" a plena luz del día. Salvo algunos pocos casos, nadie se opone a que le hagas una foto, es más, ¡les encanta!. Y puedes ver desde una demostración de bondage (espectacular) o un azotamiento hasta una cuadrilla de "perros humanos" saludándose y oliéndose los culos como lo haría un perro de verdad. Es absolutamente fascinante. La exhibición cierra teóricamente a eso de las 8 de la tarde, pero en realidad mucha gente se queda ya en la calle o sube brevemente a los apartamentos para refrescarse y cenar algo. Esa noche quería ir al Mutchmanns, otro de mis locales favoritos en Berlín. Está en Martin Luther Strasse, casi esquina con Motzstrasse. Entrada 7 euros, sin bebida ni guardarropa. La planta calle es el bar propiamente dicho, bastante amplio. En la primera planta está el guardarropa, un baño para hacerse lavativas y dos o tres salas semioscuras, donde tienes varios sofás, televisores con porno y un par de camas para follar en plan "tranquilo". El sótano es propiamente la zona de cerdeo, con una primera sala con varios sofás de piel (lo que les gusta el cuero a estos cabrones) y en el interior el cuarto oscuro. Según entras, a la derecha tienes cuatro especie de camillas de masaje para folladas y fist y a la izquierda, un pequeño corredor, haciendo ambas cosas una L tumbada. En el centro del espacio así delimitado tienes una inmensa cama sólo cerrada por el cabecero, tras el que se sitúa otro corredor con unas cinco cabinas. No hay condones ni lubricante aquí, pero sí rollos de papel para limpiarse (importante siempre llevar condones encima, chicos). El caso es que no sé si porque ese día era la fiesta oficial (la llamada PIG, a la que no fui porque era lejísimos y encima costaba 35 euros), pero el ambiente era muy de paseo y de pajarear. También es cierto que ese día estaba yo un poco "cerrado" porque mi ritmo intestinal no estaba muy fino y no hay cosa que me corte más el rollo que "manchar" a mi ocasional amante. Al final me puse frente a la cama, enseñando el culo, y a un cuerero debí molarle, porque me puso a cuatro patas y me pegó una buena follada encima de la cama. Como el colchón no cubre todo el límite de la cama y se clavaban las rodillas en la madera, al final terminó tumbándose encima de mi, aprisionándome contra la piel y follándome así, medio inmovilizado, hasta que se corrió. Sin más, se levantó y se largó, sin decirme ni gracias, en un momento Amo-puta que la verdad me encantó.

- domingo: vuelta a la calle Fugger, donde aún quedan restos del día anterior. La mayor parte de las casetas están ya retiradas, pero aún queda alguna de algún bar y/o comida. A media mañana empieza a llegar gente al Prinzknecht, a sentarse en los bancos con sus jarras de cerveza y a eso de las 2 está otra vez lleno (llegará más gente por la tarde). Llego a eso de la 1 de la tarde, caliente como una perra por el poco éxito de la noche anterior (sólo un polvo), me pido una jarra y me bajo directamente al sótano. Pequeña decepción: las dos primeras salas tienen encendidos los fluorescentes, por lo que sólo queda la sala del fondo (la más baja y que menos cómodo me siento); aún así, tiene la ventaja de que ves con claridad a los tíos antes de entrar. Hay poca gente (es pronto aún), pero alguno con calentón ya ronda por allí (imagino que tienen el vuelo por la tarde y quieren aprovechar). Me lio con una tio bastante alto y fuertote que, sorprendentemente, resulta ser de lo más sumiso. Voy vestido de skin, así que le hago un trabajito fino de botas, hostias y pezoneo, hasta que terminamos con él en el suelo y yo subido encima pisándole el paquete con una bota y la cara con la otra. El tío debe de flipar porque llevo la muñequera en el lado derecho (pasivo), pero no se le nota disgustado ni un poquito. Al final me da las gracias y se marcha (no ha habido nada de sexo). Al rato entran dos tíos vestidos de negro, con cuero y me gustan ambos, ya los había fichado arriba en una de las veces que había subido. El caso es que no parecen muy interesados y entran y salen de la sala oscura rápidamente, sin darme tiempo a "tomar posiciones". Luego vuelven a bajar y uno de ellos se queda dentro, así que voy a por él (nos habíamos echado una miradita muy elocuente al pasar). El tío besa bien y me pone bruto, así que me bajo al pilón. Sorpresa: calza un pollón de la hostia, casi no me cabe en la boca y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para mamársela y no morir ahogado en el intento. Creo que le gusta como lo hago, porque hace varios intentos de follarme la boca a saco (casi imposible) y gime de gusto. Al cabo de un rato, lamentablemente, su amigo baja a buscarle. Mi pollón me pregunta de dónde soy, le digo que de Madrid y se alegra mucho, me cuenta que es francés y que posiblemente se venga a vivir en breve a Madrid. Me da su perfil de gayromeo (algo relacionado con 23, y hasta aquí puedo leer) y me dice que quiere mantener el contacto; luego me lo encontraría el lunes por la calle y estuvimos charlando un rato, un tío muy majete y muy asequible. Ya hemos contactado por Gayromeo y veremos qué sale de aquí.

 A eso de las 4 de la tarde, apagan los fluorescentes de las dos salas primeras y empieza el desfile. Visualizo a un rapadete interesante y me meto a la sala del fondo. Aparentemente es versátil, por lo que empiezo a darle algo de caña en plan palmetazos, azotes, etc. pero el tío no se anda con tonterías, me pone de rodillas, se saca el rabo y me lo calza en la boca. Segunda sorpresa del día: lleva un Príncipe Alberto. No me da tiempo a verlo bien, pero parece enorme, ya que me golpea la dentadura mientras me folla la boca. Es la primera vez (creo) que como una polla con piercing y la verdad es que es una sensación extraña, sobre todo teniendo en cuenta que el aro parecía bastante grande y grueso. Al final, termino pajeándole con un tercero y haciendo que se corra en mi mano. Le doy una toallita húmeda para que se limpie (suelo llevarlas) y yo me subo a descansar un rato y a lavarme las manos. Vuelvo a bajar al tiempo y ya se nota mucho más movimiento. Se ve que la gente quiere aprovechar hasta el último momento antes de coger sus vuelos de vuelta a casa. Me pongo semipostrado sobre el cajón alto de la segunda sala, con la cremallera trasera abierta y no pasan ni cinco minutos antes de que me empiecen a hacer un dedo. Me follaron cuatro o cinco veces, algunos incluso repitiendo después de un receso, y tuve que rechazar a otros dos o tres tíos que querían follar a pelo, y a otros cuantos que no me convencían. Y, por supuesto, no es que el resto de los tíos estuviesen parados: muchas mamadas, algún enculamiento, comidas de culo, morreos, lapazos...Al final no me corrí, pero tampoco me sentía insatisfecho, ya que lo mío es poner el culo y la boca. Llego al apartamento a eso de las 8 después de pasar por el McDonalds porque no tenía ya nada en la nevera, ceno tranquilamente y dejo la maleta medio preparada para el lunes.

- lunes: nada que reseñar. Me levanto, desayuno un poco de pan con fiambre y un yogur, me pego una ducha tremenda y cierro definitivamente la maleta. Le mando un whatsapp al dueño del apartamento para decirle que me marcho ya y me encamino a Boxer, con cuyo dueño he hablado para pedirle el favor de que me guarde la maleta hasta la tarde, que tengo el vuelo (¡gracias, Cameron!). Después de esto, paseo por el barrio, hago un par de compras en Mister B y cuando salgo de ver otra tienda, me chistan por la calle: es mi francés pollón. Me cuenta que está agotado, que lleva de vacaciones desde el 1 de septiembre, que se encuentra medio así (no sabe si es resfriado o simple agotamiento) y que tiene ya ganas de volver a casa, pero que no sabe si podrá irse ese día porque es auxiliar de vuelo y depende de encontrar plazas libres en los vuelos de su compañía. Me despido de él, volvemos a decir que nos vemos en Madrid y me marcho a comer algo. Como había empezado a llover, decido adelantar mi llegada al aeropuerto y hago bien, porque hay un atascazo de la hostia y el tema vuelos es algo que me estresa mucho, sobre todo cuando es en el extranjero, ya que apenas hablo algo de inglés. Al final, llego a Tegel a eso de las 4.30 de la tarde, cuando mi vuelo es a las 7.45, pero me siento tranquilamente a esperar que abran facturación y poder volver a casa.


DiegoC.

    

11 comentarios:

  1. DiegoC, muy buen relato, muy detallado y muy de acuerdo en todo lo que dices.

    He ido varios años al Folsom Europe y a las Eastern Party y me han encantado. Este año no he reservado porque ya me "aburre" un poco, puesto que es siempre muy parecido. Casi prefiero ir en otras épocas más tranquilas y cuando hacen fiestas más temáticas.

    Para quien tenga interés, tiene vuelos con Lufthansa con escala en Munich, Frankfurt o Düsseldorf bastante baratos.
    Yo vuelvo en Octubre haciendo escala en Bruselas de 1 hora y me sale muy bien de precio.
    También es buena idea lo que tú hiciste, reservar con tiempo, pero hay que tener en cuenta que Iberia ha subido mucho los precios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo relato Diego! Qué fieston y qué bien detalladas tus aventuras. Gracias!
    Solo agregar que Folsom street esta en San Francisco. Hace muchos años y para dar visibilidad al sector gay del cuero y el bongage/sado, surgio la idea de sacar a la calle a este tipo de gente, ataviada con sus fetiches, de modo de dar normalidad al colectivo, que fuera visto por el ciudadano comun y comprendiera que era gente normal. Algo asi. Esa fiesta resultó tan buena que se hizo una costumbre anual.
    Años mas tarde se replicó esa fiesta en Berlin dandole el mismo nombre. Creo que ambas se realizan en el mes de septiembre todos los años.
    Al menos es lo que me explicaron en EEUU, espero que sea acertado. Viene bien para entender el motivo de que salgan a la calle los gays fetichistas con tanto desparpajo. A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, Folsom Street está en San Francisco, aunque por lo que tengo entendido, allí la participación femenina es mayor que en Berlín. De hecho, Folsom Street Fair se traduce como "feria de la calle Folsom" y es la fiesta que culmina la semana del Orgullo Leather de San Francisco.

      Eliminar
  3. excelente relato. ¿Y yo que no conozco Berlín? está claro que tengo que preparar un plan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aupa bilbaino
      yo d donosti
      tenemos q bajar juntos a madrid o ir a berlin jejeje
      rendevv

      Eliminar
  4. Perfecto relato de VICIO.
    A VER SI MAS DE CUATRO RELEEN 4 VECES ESTA FRASE Y SE APLICAN EL CUENTO
    " Y allí la gente va directa al tema, nada de paseos interminable buscando al hombre perfecto"

    ResponderEliminar
  5. Yo también estuve en el Folsom y corroboro lo que cuentas. La fiesta PIG a la que no pudiste ir, por si a alguien le interesa, un excitazo. El sitio enorme varias plantas con 3 salas de música y la zona de abajo es donde se encontraba la acción con 4 habitaciones amplias repartidas por un pasillo largo donde también se veían mamadas y otra sala enorme, esta con una iluminación azul en los extremos que hacia que fuese más rollo cuarto oscuro pero suficiente para observar la acción y a los tios, con cortinas de camuflaje, algunas mesas a modo bancos para follar y slings, y hasta arriba de tios follando, mamando, etc..
    El domingo intenté ir al Kitkat Club, pero ya llegué tardé y como en Berlin se lleva los de marcar unas horas de entrada a los clubs, pues ya estaban las puertas cerradas y me marché a un pub de Schoneberg.

    ResponderEliminar
  6. Perfecto relato. Me he puesto a mil leyendo. Muchas gracias.
    Yo estuve hace años en Folsom Street Fair en San Francisco, pero como estuve jovencito e inexperto solo aluciné con lo que vi y no participé... Anda que ahora no me volvería a pasar lo mismo.
    Bueno, gracias de nuevo. Yo estoy preparando viaje a Barcelona. Ya os contaré. J. de Sevilla

    ResponderEliminar
  7. Hola Diego, me gustaría ir contigo la próxima vez que vayas a sitios de vicio en Alemania. Yo Juan, 42 años, pasivazo, me flipa el sexo en grupo. Puedo contactar contigo de alguna forma? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me apunto! Sergio 28 aîos buen cuerpo, y si vamos en grupo molaria y yo me apunto que asi es mejor para conocer esos sitios ademas de que mi ingles es muy muy pobre

      Eliminar
  8. Y aquí en Madrid ¿Cual será el local que organize una fiesta PIG?

    ResponderEliminar

Podeis dejar comentarios en la entrada que mas conviene
Los locales tienen derecho a contestar a comentarios enviando mail a diasdevicio@hotmail.es
Si quereis incluir un mail de contacto en el comentraio , enviarme el comentario a mi correo para verificar la titularidad: diasdevicio@hotmail.es
Para facilitar la lectura, se ruega que los comentarios no sean muy muy largos. Gracias.
Más comentarios y foro en el club: diasdevicio de www.gayromeo.com